CISMID y su contribución con edificaciones más resilientes en Perú

Cada 13 de octubre el mundo celebra como las personas y comunidades están reduciendo su exposición a los desastres y creando conciencia sobre la importancia de reducir los riesgos que enfrentan. El «Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres» fue instituido por la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR) en 1989, para promover una cultura global de concientización sobre el riesgo y reducción de peligros causados por la naturaleza. Este año, su énfasis esta en reducir considerablemente los daños en las infraestructuras vitales y la interrupción de los servicios básicos.

Teniendo en cuenta a la población peruana y sus medios de vida vulnerables frente al impacto de amenazas, el Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres (CISMID), de la Facultad de Ingeniería Civil (FIC), de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), realiza estudios permanentemente gracias al Programa Presupuestal 0068 de Reducción de Vulnerabilidad y Atención de Emergencias por Desastres. Estos aportes han desarrollado lineamientos  para el reglamento general de edificaciones, que constituyen las normas técnicas que requiere toda infraestructura en el país.

Algunos de los mensajes claves para este año, por el Día Internacional para la Reducción de los Desastres, giran en torno a las «Infraestructuras Resilientes». Muchos desastres pueden evitarse o prevenirse aplicando un enfoque de diseño, construcción, y desarrollo de las infraestructuras esenciales, que tenga en cuenta las consideraciones de riesgo; con el fin de prevenir la creación de nuevos riesgos y garantizar la continuidad de estos espacios como refugios durante y después de un desastre. Dados los altos índices de mortalidad, especialmente en terremotos y tsunamis, es de suma importancia garantizar que las escuelas y los hospitales estén construidos para durar, garantizando que se cumplan las normas de ordenamiento territorial y de prevención de amenazas, así como los códigos de construcción. Los niños deben estar seguros que su escuela no colapsará, inclusive si esta fuera alcanzada por un terremoto.

Una inversión en infraestructura esencial que tiene en cuenta el riesgo, suele representar un gran ahorro de pérdidas y costos en  reconstrucción, con una relación de costo-beneficio de 3:1 a 15:1,  o más en algunos casos, sostiene la UNDRR. El hospital o escuela más caro es el que se derrumba en un desastre.

Según el informe de Perdidas Económicas, Pobreza y Desastres, desde 1998 al 2017, 125 millones de personas fueron afectadas por sismos. Estos causaron el 56% de las muertes por desastres y 661 billones de dolares en perdidas económicas.

El Marco de Sendai contiene siete metas globales y 38 indicadores para medir el progreso en la reducción de las pérdidas por desastres. Estos indicadores articulan la implementación del Marco de Sendai con la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París sobre cambio climático.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *